El extraordinario Burdell De Foc, situado en un enclave único a tan solo cinco minutos de Mahón, abre las puertas de una antigua masía ubicada en una de las islas con más encanto del Mediterráneo: Menorca. Este nuevo restaurante busca convertirse en una localización perfecta para desconectar y a la vez ofrecer una propuesta gastronómica que recorre la esencia de Menorca y de sus productos de calidad.

La construcción tradicional en la que se sitúa el restaurante y la luz de la isla en verano hacen de este nuevo espacio un lugar al que acudir por las noches y cenar al aire libre, en un entorno decorado con gran sensibilidad, para disfrutar de los últimos rayos de sol que dan paso a una iluminación tenue de guirnaldas de bombillas y velas.

Aunque también cuenta con un espacio interior, su terraza es el lugar más especial de Budell De Foc, donde los pinos y el blanco de la fachada de la masía serán testigos de las noches más inolvidables del verano menorquín. También tiene gran protagonismo el mobiliario, con sillas elaboradas con tejido de rayas en tonos azul marino y blanco, típicas en la isla, mientras el resto de mobiliario en madera rústica y la vegetación que inunda todos los rincones conforman una atmosfera tranquila y pausada en la que el disfrute está garantizado.

El proyecto de Burdell De Foc es una idea que surge de un viaje a Baleares entre tres amigos: los chefs Javier Goya, de Grupo Triciclo; José Fuentes, de Kulto; y el maître Fran Ramírez que, conquistados por el espíritu Mediterráneo, deciden abrir un restaurante en Menorca. Posteriormente se han ido incorporando otras personas al proyecto, como es el caso de Ander Galeano y Pablo Quesada (jefes de cocina de Triciclo y socios en Amano Menorca) y el empresario Félix Pérez. Todos amigos, con un vínculo especial que garantiza el buen funcionamiento de este nuevo espacio.

Una propuesta gastronómica con esencia menorquina

El concepto gastronómico es una combinación de la cálida esencia mediterránea y menorquina. Así, el chef Javier Goya, junto al chef José Fuentes. han diseñado una carta que se caracteriza por su versatilidad y su frescura. Una revisión de una cocina sencilla, fresca y sin complicaciones, que permita disfrutar a todos tipos de público y siempre respetando el producto de máxima calidad y escogido con cariño. Las brasas, las verduras, los aliños frescos, los escabeches, los contrastes picantes y ácidos, las carnes maduradas y, por supuesto, el atún rojo, no faltan entre las recomendaciones de la casa. Las bebidas refrescantes y la variedad de vinos y postres es inmejorable.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta