¿Atleti o Real Madrid? ¿Tortilla con o sin cebolla? ¿Blanco o tinto? He aquí, grandes detonantes con los que prender la llama en cualquier charla entre amigos. Pocos temas hay que generen tanto debate y pasión como el deporte y la gastronomía. Todos coincidimos que el fútbol y la comida, de la mano, son ingredientes perfectos para una buena explosión. Llega Bombastic, una explosión de sabor que detona en Madrid.

Dejemos de lado el manido minuto 93, como Marco Asensio y Marcos Llorente (socios en esta aventura gastronómica), y unámonos, por una buena causa o partido: Bombastic. Este restaurante situado en la zona “zero” de Chueca (Plaza de Pedro Zerolo, 4) abrió sus puertas hace unos meses y, poco a poco, por su propia valía, ha ido ascendiendo y aspira a jugar en primera división. Como siempre, cuenta mucho el equipo que hay detrás, y en este caso, nunca mejor dicho…

Compartiendo vestuario con los ya mencionados (Asensio y Llorente), hay otros grandes deportistas implicados en esta bomba: Gerard Deulofeu, Ibai Gómez o Amaya Valdemoro. También forman parte del equipo Roberto Bosquet (conocido como Chef Bosquet por Naked & Sated) y el empresario Marino Cid. Más allá de la fama que pudieran darle estas personalidades, la propuesta tiene una gran alineación en la cocina: Sergio Monterde (creador del grupo Sr. Ito), Agustín Murata y David González García (sushimen curtidos en Kabuki), junto a Raúl Romero (Etxebarri), encargado de las brasas.

Bombastic es un restaurante donde disfrutar con pareja, amigos o familia. Tienen una carta para todos los gustos, desde sushi a verduras, ahumados, parrilla, burgers… Pensado para huir de las discusiones alrededor de la mesa y de todo lo “tóxico” como bien defiende su lema impreso en la pared (“toxic people not allowed”). El local, diseñado por Takk Group, es de estilo industrial y desenfadado. Bajando las escaleras, en una cueva ladrillada, esconde un gran secreto para aquellos que anden buscando algo más íntimo. Se trata de Harakiri by Sr Ito, un japonés, con una barra de crudos excepcional. Aprovechando la ocasión (de gol), os recomiendo combinar e ir alternando ambas cartas con platos de arriba y abajo… A continuación, os contamos cuales fueron nuestros platos favoritos para que vayáis haciendo vuestros fichajes.

Nigiris de Bombastic.

Para abrir boca y prendiendo fuego a la mecha, recomendamos los nigiris: lubina con paté de trufa blanca; salmón, lima y kimchi; o de papada ibérica con caviar. También de entrante, original y sabrosa, su versión de Huevos Rotos (con tartar de atún picante Balfego y patata bipolar). Por último, sus empanadillas de rabo de toro, crema de anguila ahumada, chipotle y cebolleta china, una verdadera explosión de sabor.

Dado que Chef Bosquet es conocido por sus restaurantes de comida healthy, seguimos por el apartado “de la huerta”. Os sugerimos probar las Alcachofas a la brasa con shichimi fresco y papada ibérica o las setas a la brasa con huevo a baja temperatura y salsa miso de foie de las que hemos oído maravillas.

Alcachofas Bombastic.

Con la mecha ya prendida a medio camino, llega la división en mesa. Para los más carnívoros, toca degustar la Bombastic Burger (2 pattys a la brasa de buey gallego madurado 60 días, pimientos caramelizados, bacon a la brasa, queso italiano Scamorza y mayoburger). Soy consciente de que los empates no le gustan a nadie, pero es que el pollo de corral adobado en lima, glaseado japocoreano y terminado a la brasa, también merece una especial mención.

Para los que tiren más al mar, un acierto seguro es el pulpo a la brasa con glaseado Nikkei y crujiente de raíz de loto; o cualquiera de sus propuestas niponas. Por último, los arroces. Hay tres alternativas: arroz vegano con alcachofas a la brasa; de costilla de vaca y shitake a la brasa; o de marisco.

La sonoridad del local y el ruido que genera la música en la parte de arriba rozan la tarjeta amarilla. Y para terminar, como en todo buen partido, siempre llega el árbitro con unos minutos de descuento. Especialmente si se trata de postres, que ya te adelanto, serán los que te hagan finalmente explotar. Mi favorito fue la tarta de queso fluida, con muy buen sabor y textura. Para los más golosos recomiendo la de Nutella y yuzu (avellanas, crema de kinder bueno y sésamo tostado). Tic-Tac, Tic-Tac, yo que tú, reservaría antes de que…BOOM!

Deja un comentario

Cancelar la respuesta