Si hay algún purista de la pizza en la sala, de esos que odian con toda su alma la presencia de la piña en este plato, casi es mejor que dejen de leer aquí. Porque Pizza Hut celebra la apertura de su nuevo establecimiento en la céntrica Plaza Mayor de Madrid reinventando uno de los iconos gastronómicos de la capital: el bocadillo de calamares.

A lo largo de 4 únicos días, del jueves 20 al domingo 23 de enero, la marca dará a conocer su Pizza Chulapa, un homenaje al Madrid más castizo que se podrá degustar en el nuevo local de 141 metros cuadrados con terraza en la propia plaza. 

Pero esta original acción de promoción no queda ahí… La creatividad de los responsables no tiene límites: para que todos los madrileños tengan la oportunidad de probar la Pizza Chulapa de manera gratuita, todo aquel que acuda durante el fin de semana a la nueva tienda con una servilleta de los icónicos bares y restaurantes de bocadillos de calamares de la zona se llevará una porción de esta edición limitada sin soltar un solo euro.

De esta manera, la marca de origen estadounidense, que siempre se ha caracterizado por el auténtico sabor americano de sus pizzas, aterriza en uno de los lugares más emblemáticos y castizos de Madrid haciendo un guiño a uno de los sabores más auténticos y representativos de la ciudad. 

A lo largo del año, Pizza Hut desarrollará nuevos productos con ingredientes que la diferencien en el sector, como su queso, con verdadero sabor americano, o la icónica Masa Pan, una masa más gruesa con sabor a pan, que desde su lanzamiento en Estados Unidos se ha convertido en uno de los productos estrella de la marca a nivel mundial. 

Además, la marca pondrá en marcha durante 2022 un estratégico plan de expansión centrado en la apertura de establecimientos en grandes ciudades, principalmente en aquellas con una población más joven y con alta afluencia turística, como Madrid, Málaga o Barcelona, entre otras. Así, la marca persigue el objetivo consolidar sus raíces americanas en el mercado español. 

Pero mientras todo eso ocurre, centrémonos en el presente, en el aquí y ahora. Y nosotros tenemos más que claro que no nos vamos a quedar sin descubrir a qué sabe un bocadillo de calamares hecho pizza. Ya os contaremos…

Deja un comentario

Cancelar la respuesta