Descargas de sacos de café verde procedente de las diferentes partes del mundo, tuestes en directo en una tostadora Giesen que luce reluciente dentro del local, desayunos con pan payés de masa madre, croissants de mantequilla recién horneados y naranjas de Valencia recién exprimidas, cafés de especialidad filtrados en V60, en chemex o aeropress y, por supuesto, mucho latte art.

Únicamente así es como puede entenderse Fanático Café, la marca de cafés de origen creada por La Mexicana -compañía cafetera familiar establecida en Madrid en 1890- que desde 2016 cuenta con su propia sede física (Alfonso Gómez, 15) y ya es punto de referencia del sector cafetero en Madrid.

Y lo es, entre otras cosas, porque lo que prima en esta cafetería (la primera y única de especialidad dentro de una fábrica de café en Madrid) es la diversidad, la diferencia, la riqueza de lo local y del origen. Una forma absolutamente personal de vivir este mundo repleto de sensaciones y experiencias, desde el origen hasta la taza, «porque no hay un café, sino muchos, y cada uno es único».

Desde la terraza interior de Fanático se puede disfrutar de un café de especialidad fresco recién tostado, mientras se observa el almacén de sacos de café verde o se escucha y se huele el buen hacer del maestro tostador. Y allí, claro, también se pueden comprar todas las referencias de café de La Mexicana, como siempre, en grano o molido para cada tipo de cafetera. De lunes a viernes, de 8 a 16 horas.

Así son los cafés de Fanático

Café Etiopía Moca Sidamo

Notas frutales, especiadas y excelente acidez.

Café Kenia AA Plus

Intensamente afrutado y acidez pronunciada.

Café Guatemala Antigua

Sabor frutal y acidez acentuada.

Café Indonesia Java Wib Jampit

Notas especiadas y fondo de cacao.

Café Colombia Nariño El Tambo

Suave al paladar con notas florales.

Zambia Kasama Estate

Notas frutales y aroma herbal.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta