La Gran Vía madrileña respira aroma a mar desde que Le Tavernier, el nuevo rooftop de moda de la capital, desembarcó en el corazón de la ciudad para ofrecer todo lo mejor de las viejas tabernas portuarias de la popular Marina coruñesa. Pero ya no es el único que vive por y para el sabor de Galicia: en la misma ubicación (una planta más abajo) ha abierto sus puertas A’Ollo, un restaurante centrado en la calidad del producto de siempre y la hospitalidad.

Situado en la séptima planta del hotel INNSiDE by Meliá Madrid Gran Vía, dispone de 500 metros cuadrados y unas terrazas que bordean el interior del restaurante con vistas al skyline de la capital. La esencia de su carta, de sabores genuinos y puramente gallegos, parte de las recetas dictadas a ollo, como cuando las avoas cocinaban los platos de siempre ajustando cada ingrediente a ojo. Sí, celebra la cocina de de toda la vida… pero, a su vez, la combina con las mejores técnicas vanguardistas.

Mejillones de la ría de Lorbé.

Y las recetas están pensadas para picar xuntos. Hay croquetas cremosas (de cigala o de jamón ibérico), mejillones de la ría de Lorbé (que se sirven acompañados de un salteado con escabeche cítrico y kimchi), marinado de salmón, vieira a la gallega (claro…), costilla de vaca al josper (cocinada a baja temperatura durante 16 horas) con patatas guisadas y pimiento rojo asado… Un homenaje.

Deja un comentario