Aunque Taberna Pedraza es uno de los poquísimos lugares de Madrid en los que podemos encontrar buey en su carta durante todo el año, desde este martes y hasta el próximo 21 de marzo, ponen especial dedicación a este excepcional producto.

Pero no a unos bueyes cualquiera… sino concretamente en los de la raza maronesa comprados en Portugal por Discarlux, una de las empresas más punteras en la distribución cárnica y toda una garantía de calidad.

Estos animales fueron campeones de emparejamiento en el país vecino y vivieron siempre en la aldea de Valverde, próxima a Vidago. Alimentados en casa, de forma tradicional, a base de avena, millo verde y pasto. Y, claro, todo eso se nota, y mucho, cuando llegan al plato en las distintas elaboraciones a base de buey que Carmen Charro, cocinera y alma mater de Taberna Pedraza, junto a su marido, Santiago, han preparado para la ocasión.

Variedad de platos

Lo que se ofrece en estas jornadas no se trata, ni mucho menos, de un menú cerrado, así que no tendremos por qué renunciar a grandes clásicos de Taberna Pedraza como, por ejemplo, su imprescindible tortilla de Betanzos. Aunque, lógicamente, el protagonismo durante estos días se lo llevarán las distintas elaboraciones realizadas a partir de buey: como las deliciosas y cremosísimas croquetas, un sabroso consomé elaborado con la carne excelsa de este animal o la picaña servida en carpaccio.

Sin olvidarnos, por supuesto, del chuletón de buey a la parrilla. Productazo sin trampa ni cartón que, acompañado de la pericia con las brasas de la que sin duda es una de las mejores parrillas de Madrid, hace que se nos haga la boca agua.

 

 

Deja un comentario