Pocas cosas pasan desapercibidas una vez publicadas en las redes sociales, y si se trata de una noticia que protagoniza uno de los chefs de primera línea de nuestro país cuya estabilidad se vio truncada por la pandemia, todavía más.

“Enigma is back on the road. Choose your own path” (“Enigma vuelve a la carretera. Elige tu propio camino”) es el anuncio que hacía Albert Adrià este pasado sábado en su cuenta de Instagram. Enigma, su restaurante con estrella Michelin en Barcelona, el mismo que se vio obligado a cerrar en 2020 víctima del Covid, reabrirá sus puertas en junio.

La noticia ha sido más que aplaudida por un sector que ha visto sufrir a la segunda cara visible de El Bulli, junto a su hermano Ferran Adrià, a medida que su imperio se desmoronaba. Abierto en 2017, en el barrio de Eixample, Enigma Concept era la niña bonita del grupo de proyectos que atesoraba El Barri.

Con Adriá al frente como único propietario, se trataba de un restaurante rupturista que derrochaba creatividad y que servía de laboratorio de ideas que alimentaban los motores de otros éxitos como eran Tickets, Pakta, Bodega 1900, Niño Viejo y Hoja Santa –estos dirigidos conjuntamente con los hermanos Iglesias–. La llegada de la pandemia hizo tambalear los cimientos de toda esta estructura, y algunos de estos proyectos se desvincularon del grupo comenzando a caminar solos; como es el caso del mexicano Hoja Santa de Paco Méndez, ahora convertido en Come o Bodega 1900, convertida en Bodega Lito en manos de Ángel Geriz.

El porvenir de Albert Adrià

Sobre su vuelta al ruedo de la alta cocina, Adrià no ha avanzado más que su vuelta, que no es poco, y su mes de reapertura. Será a finales de abril cuando comparta más detalles sobre cómo renacerá el proyecto y con quién contará para él. De momento hay gente del equipo que sigue sin tener claro que futuro les espera, como ocurre con Cristina Losada, sumiller y jefa de sala del restaurante, “todavía en ERTE” ha comentado Losada.

A pesar de la incertidumbre, estos 25 meses no han pasado en balde para el Albert Adrià, quien se ha mantenido a flote con alicientes como han sido su unión a Alain Ducasse para capitanear un pop-up con acento francés, entre otros.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta