Noviembre también es mes de membrillo, como lo es, en general, toda la temporada otoñal. Pocas cosas hay más agradables para un frío paladar que un mordisco a este alimento o una rebanada de pan con su versión preparada para untar. ¿Quieres saber en qué más platos podemos encontrarnos el membrillo? Sigue leyéndonos.

Su color caramelo tostado y su intenso sabor dulce con regustos amargos hacen del membrillo el acompañante perfecto para un plato previo a la comida principal. Una rica y sana merienda o una opción ligera para la cena. Nosotros tenemos varias opciones que creemos te pueden gustar.

6 platos con membrillo

Es fiel amigo de las carnes, tanto maridadas con alguna salsa como crudas y presentadas a modo de carpaccio. Ligado y reducido, el membrillo puede ser el único aderezo presente en un plato carnívoro.

6 platos con membrillo

¿Has bebido alguna vez un refresco de membrillo? Sólo tenemos que exprimir su jugo, acompañarlo de otros ingredientes (como la granada), mucho hielo y poco azúcar.

6 platos con membrillo

Las ensaladas frías, más apropiadas para el verano, también cuentan con su aporte de membrillo. Una opción interesante a la hora de prepararlas es la que incluye tomate fresco, pasta, maíz y membrillo.

6 platos con membrillo

Si antes lo hacíamos con la carne ahora le toca el turno al pescado: trucha rellena de membrillo. En pequeños bocados hacen de este plato el aperitivo perfecto.

6 platos con membrillo

Estamos acostumbrado a ver bombas rellenas de nata o chocolate caliente, pero pocas veces de membrillo.

6 platos con membrillo

La opción más degustada y practicada en las cocinas españolas: rebanada de pan con mermelada de membrillo (con o sin queso curado debajo)