Estamos en primavera, la época ideal para cocinar guisantes, ya que nos encontramos en plena temporada de este alimento. Y aunque los típicos guisantes con jamón nos chiflan, hay vida gastronómica mucho más allá de ese plato…

Por eso te proponemos 5 deliciosas recetas para cocinar guisantes que te encantarán y te sorprenderán. Desde unas sopas ligeritas hasta toda la contundencia de un buen potaje. Platos que se adaptan a los gustos de cada uno, a su pericia en la cocina (tranquilo, la mayoría son muy fáciles de hacer) y al momento más idóneo del día para optar por uno u otro.

5 formas de cocinar los guisantes

GUISANTES A LA MENTA

Llega nuestra primera propuesta de la mano del libro Quinoa, semillas y cereales.

Ingredientes:

  • 250g de habas desvainadas, frescas o congeladas
  • 250 g de guisantes desvainados, frescos o congelados
  • 150 g de edamamdes desvainados
  • 4 o 5 espárragos trigueros
  • 1/2 calabacín
  • 2 cucharas soperas de aceite de oliva virgen extra
  • El zumo de medio limón
  • 2 cucharadas soperas de hojas de menta picadas
  • Sal
  • Pimienta 125 g de queso feta desmenuzado

Elaboración:

Si se utilizan habas congeladas, hay que cocerlas con los guisantes, los espárragos, el calabacín y los edamames en agua hirviendo salada hasta que estén tiernas. Si por el contrario empleamos habas frescas, ponerlas a cocer un poco antes y añadir los guisantes y resto de verduras unos cuantos minutos después.

Escurrir con agua fría para conservar intacto su vivo color.

Quitar la piel de las habas (es necesaria un de paciencia pero merece la pena por su color) y desecharla.

Colocar los guisantes, las habas y los edamames en una fuente grande poco profunda, añadir el aceite de oliva, el zumo de limón, la menta, la pimienta y la sal.

Un último toque: desmigar el queso feta y mezclar todo con cuidado.

5 formas de cocinar los guisantes

SOPA DE GUISANTES

Es una de las sopas más típicas de la cocina holandesa que además se come habitualmente también en países como Suecia, Finlandia y Alemania. Una receta fácil, rápida y económica.

Ingredientes:

  • 1 bote de 500 gramos de guisantes
  • 1/2 litro de caldo de verduras
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • hierbabuena

Elaboración: 

Lavar el puerro y córtalo en rodajas de medio centímetro aproximadamente. Pelar la zanahoria y trocéala. Calentar el aceite en una olla y, a fuego lento (cuanto más bajo mejor), rehogar el puerro hasta que comience a dorarse. Después, añadir los guisantes, salpimientar y dejar también que se doren un poco.

Añadir la zanahoria y el caldo caliente y dejar que cueza hasta que todos los ingredientes estén blanditos. Finalmente triturar todo hasta que se quede una sopa suave.

Y un toque final: decorar con menta por encima y, si se quiere, un chorrito de nata de cocinar.

5 formas de cocinar los guisantes

GUISANTES A LA SAL DE HIERBABUENA CON MANTEQUILLA Y YEMA 

Ahora te traemos una receta del gran chef Mario Sandoval en la que los guisantes son los protagonistas. Para elaborarla, el cocinero ha preparado la sal con un toque de hierbabuena para darle un toque de frescos a la receta. Para ello lo que ha hecho es secarla, molerla y mezclarla con sal previamente humedecida con un pulverizador. Después, se deja secar sobre una cama de hojas de hierbabuena y, mientras tanto, hay que aprovechar para preparar el resto de ingredientes.

Ingredientes:

  • 100 g de guisantes
  • 5 g de aceite de oliva
  • 25 g de mantequilla de oveja
  • 3 yemas cocidas
  • 10 g de sal con esencia a hierbabuena

Elaboración: 

Saltear los guisantes con la mantequilla de oveja. Colocar el huevo en el centro. Terminar con la sal de hierbabuena.

5 formas

SOPA DE GUISANTES SECOS CON PANCETA

Este plato es una deliciosa forma de comer verdura que nos trae Anne-Ctherine Bley con su libro Súper sopas para comidas completas. ¿Preparado?

Ingredientes:

  • 200 g de guisantes secos partidos
  • 200 g de puerros
  • 100 g de zanahorias
  • 1 cebolla
  • 2 lonchas de panceta de cerdo ahumada
  • 1 hoja de laurel
  • Unas ramitas de tomillo
  • 1 litro de agua
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

Lavar las verduras, pelarlas y cortarlas en pequeños trozos. Lavar los guisantes secos partidos con agua fría.

Rehogar a fuego lento la cebolla y el puerro durante aproximadamente 5 minutos en un poco de aceite de oliva. Añadir los guisantes, la zanahoria, el tomillo y el laurel (atarlos con un hilo de cocina). Añadir el agua, que debe cubrir las verduras. Salar y llevar a ebullición, tapar y dejar cocer a fuego lento durante unos 30 o 40 minutos.

Aprovechar ese tiempo para cortar la panceta ahumada en tacos. Después, rehogar en una sartén y reservar.

Cuando los guisantes estén tiernos, retirar el tomillo y el laurel, batir la sopa y añadir pimienta recién molida. Añadir los tacos de panceta y la grasa de su cocción que dará muchísimo sabor a esta sopa.

5 formas

POTAJE DE GARBANZOS CON CALABACÍN Y GUISANTES

Y acabamos esta selección con un potente plato en el que si bien los guisantes no son los protagonistas, sí que juegan un importante papel.

Ingredientes:

  • 250 g de garbanzos.
  • 1 calabacín.
  • 250 g de guisantes.
  • 1 cebolla.
  • ½ cabeza de ajo.
  • 1 pimiento verde.
  • Chorizo.
  • 1 tomate.
  • 1 cucharadita de pimentón.
  • Comino.
  • 1 cucharadita de aceite de oliva.
  • Sal.
  • Agua.

Elaboración: 

Si los garbanzos no son de bote, poner la noche antes a remojo.

En una olla con agua muy caliente y un poco de aceite poner a cocer el calabacín cortado en rodajas y en otra los guisantes.

Pochar la cebolla, el ajo, el pimiento verde y el tomate en una sartén. Reservar todo.

Freír el chorizo sólo para evitar la grasa.

Añadir a la olla los garbanzos, el calabacín, los guisantes y el sofrito de verduras. Después, añadir también el pimentón, la sal, el agua y el comino. Dejar cocer hasta que consigamos un potaje sabroso. En los últimos momentos, añadir el chorizo para que siga soltando jugo.