Las escapadas siempre han tenido un encanto especial… y la alegría de poder alejarse un par de días del ajetreo de la ciudad se multiplica por dos cuando viajar y comer se fusionan en un destino bueno y bonito. El puente del 12 de octubre está a la vuelta de la esquina y se presenta como una buena oportunidad para desconectar contentando a nuestro estómago, ya sea en familia, en pareja o con amigos. A continuación, nuestras cinco recomendaciones.

Basque (Sevilla)

Tras el lobby del recién inaugurado hotel Radisson Collection, ubicado en la céntrica Plaza de la Magdalena, se despliegan las mesas de Basque, el restaurante que acaba de abrir el chef Eneko Atxa (cinco estrellas Michelin) en la ciudad andaluza. Lo que demuestra una vez más la tendencia al alza de apostar fuertemente por proyectos gastronómicos de diez en alojamientos de lujo… y la cosa promete. El cocinero traslada a Sevilla una propuesta en la que los productos locales adquieren un acento vasco, claro, con la parrilla como protagonista.

Coto de Quevedo (Ciudad Real)

Hotel rural y restaurante de autor, dos en uno. ¿Qué más se puede pedir? Ubicado en Torre de Juan Abad, este hotel con encanto de origen familiar y larga tradición cinegética y culinaria ofrece una completa experiencia de descanso y gastronomía en plena naturaleza manchega. El chef José Antonio Medina, propietario del complejo, practica una cocina creativa y vanguardista, asentada sobre la tradición castellanomanchega pero muy evolucionada. Su menú degustación Raíces condensa su estilo reflexivo, su conocimiento del producto de la tierra y una impecable técnica en platos como la ensalada de perdiz en escabeche, el cordero lechal con salsa de ostras, gel de ajo negro y trompetas de la muerte o el ciervo asado con lombarda encurtida.

Molino de Alcuneza (Guadalajara)

Dirigido por los hermanos Blanca y Samuel Moreno, el restaurante Molino de Alcuneza es el corazón del hotel homónimo, un establecimiento perteneciente a la prestigiosa asociación Relais & Châteaux que engloba 17 habitaciones, un spa y amplios jardines con piscina exterior. En lo culinario, apuesta por una cocina de autor que tiene sus raíces en la cocina tradicional más serrana que manchega y en productos sostenibles. Destacan fórmulas como la sopa de ajo negro (especialidad fetiche del chef que versiona cada temporada), la careta de cerdo con salsa brava suave y carabineros, la paletilla de cordero local al estilo moruno, el steak tartar de lomo de cierva con salsa cesar de níscalos, queso manchego y anchoas… Especialidades que pueden disfrutarse a través de tres menús degustación: Disfrutar (58 euros), Molino (62 euros) y Celebrar (79 euros).

Careta de cerdo con salsa brava suave y carabineros, en Molino de Alcuneza.

Atrio (Cáceres)

A lo largo de todos estos años, Atrio Relais & Châteaux se ha convertido en algo mucho más grande que una magnífica cocina y una bodega única en el planeta. Es un espacio de sensaciones y de detalles donde todo, desde la arquitectura, la luz, los colchones…, arropa y cautiva a quien lo visita. En las cosas del comer, el gran Toño Pérez hace gala de una cocina sincera, madura, reflexiva y despojada de toda floritura. El cocinero rinde este año homenaje a uno de los productos más representativos de su Extremadura natal: el cerdo ibérico de bellota. Y lo hace con un menú de 11 pasos que incluye platos como el atún con boniato y papada ibérica, el rabo de cerdo glaseado y las vieiras y manitas en milhojas tostadas con caviar y caldo de cocido.

Cepa 21 (Valladolid)

El restaurante Cepa 21, situado en Castrillo de Duero, completa de forma sublime la magia del proyecto vitivinícola creado por las bodegas con las que comparte nombre: la pasión y el saber hacer de la tercera generación de la familia Moro (Bodegas Emilio Moro) han dado lugar al nacimiento de unas experiencias en torno al vino que están llamadas a asentar las bases de la viticultura moderna en la Ribera del Duero. Un plan que conjuga a la perfección con la propuesta de Alberto Soto, que marca con su estilo de cocina tradicional renovada las líneas gastronómicas de este comedor, reconocido en 2014 como referente de calidad. Enoturismo y tapas. Planazo.

Deja un comentario