Las creaciones de Ramón Freixa (1971, Barcelona) llevan años cautivando al público general y a la crítica especializada. El chef catalán comenzó a curtirse en el ámbito hostelero hace casi 30 años, cuando su padre decidió ir cediéndole paulatinamente un lugar privilegiado en El Racó d’en Freixa, el restaurante que entonces regentaba junto a su mujer Dori y del que más tarde tomaría el relevo Ramón.

Sus propios proyectos

Ahora el cocinero dirige sus propios comedores… y es uno de los más brillantes del país: su carácter innovador, su magistral dominio de la técnica y su pasión por el producto y los sabores mediterráneos lo avalan. Capitanea el restaurante Ramón Freixa Madrid, ubicado en el interior del lujoso Hotel Único y galardonado con dos estrellas Michelin. Además, en la capital también está al frente de Ático, el espacio emplazado en la sexta planta de The Principal que cuenta con unas vistas del comienzo de la Gran Vía que quitan el hipo.

Pero la historia no se queda ahí, porque a los dos anteriores se suman, ya fuera de la ciudad, Mas de Torrent, que se encuentra en el hotel homónimo del Ampurdán, y Erre, en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias. Y en alta mar está al timón de HOLA! Tapas Bar y Ocean Cay, a bordo de barcos de la compañía MSC Cruceros.

«Trabajo desde la tradición y experimento para crear nuevas recetas que sorprendan y, sobre todo, que gusten, porque la cocina es gusto y sabor. ¿Que por qué cocino? Porque es una manera de hacer feliz a la gente», explica. Queda claro que su herramienta para alegrar a las personas es un buen fogón. Pero, y al chef, ¿qué le hace disfrutar y qué no? A nosotros nos ha confesado cuáles son las cosas que le sacan de sus casillas…

Deja un comentario