¿Alguna vez os habéis imaginado comiendo en el mismo lugar que los protagonistas de vuestras series y películas favoritas? El restaurante de Grease, el Central Perk, la hamburguesería donde John Travolta y Uma Thurman se coronan reyes del baile en Pulp Fiction… En Tapas sí que hemos fantaseado con esa divertida idea, y por eso hemos decidido recopilar algunos de los locales más emblemáticos de la pequeña y la gran pantalla:

Jack Rabbit Slims (Pulp Fiction)

Un silencio también puede ser explosivo. Que se lo digan a Mia Wallace (Uma Thurman) y Vicent Vega (John Travolta), que compartieron una de las charlas más icónicas de la historia del cine en el Jack Rabbit Slims sin saber que acabaría en baile tarantiniano, trofeo… y adrenalina en vena. Pulp Fiction es una de las mejores películas de todos los tiempos, y su Jack Rabbit Slims, el restaurante en el que devoraríamos una hamburguesa antes de danzar descalzos al ritmo de Chuck Berry.

The Mos Eisley Cantina (Star Wars)

Probablemente sea el bar de la galaxia en el que más criaturas pendencieras se reúnan: piratas, contrabandistas, cazarrecompensas… Pero a nosotros nos encanta el exotismo del lugar y la música de los Figrin D’an y los nodos modales, así que estamos dispuestos a correr el riesgo. Además, nunca se sabe cuando puede aparecer un caballero Jedi en busca de un piloto temerario y canalla.

The Frosty Place (Grease)

La cita de reconciliación de Danny (John Travolta) y Sandy (Olivia Newton-John) en el restaurante favorito de los alumnos del instituto Rydell con sus amigos invadiendo la mesa es una de las escenas más recordadas de Grease. La verdad es que nos hemos quedado con las ganas de probar la hamburguesa especial con mostaza y cebolla, el batido de fresa y el helado de chocolate que se piden sus protagonistas (¡aunque tampoco tengamos hambre!). Y, sobre, todo, de pegarnos un buen baile a ritmo de rock and roll.

La Ratatouille (Ratatouille)

El más gourmet de la lista es este singular bistró parisino regentado por el chef Linguini y la talentosa rata Remy, protagonistas de una de las películas más deliciosas que hemos visto. Después de ganarse el respeto del temible crítico Anton Ego con un ratatouille apoteósico (digno de un estrella Michelin) y de que el Gusteau’s cerrara por una plaga (de ratas), los dos amigos cocineros decidieron abrir este precioso local en el que los roedores también son bienvenidos.

Louie’s Italian Restaurant (The Godfather)

“Es perfecto para nosotros. Un pequeño lugar familiar, buena comida, sabrosos espaguetis. Cada uno se ocupa de sus propios asuntos”. Y, además, en su cuarto de baño se puede esconder un arma… Aunque Sollozzo pidió una tregua, Michael Corleone apretó al gatillo sin dudarlo, desatando la Guerra de las Cinco Familias y dejando un reguero de sangre y venganza en el Louie’s Italian Restaurant. Aun así, queremos probar su pasta legendaria (acompañada de vino italiano, por favor).

Las tres escobas (Harry Potter)

Madam Rosmerta regenta la posada más famosa del mundo mágico. Las Tres Escobas es uno de los lugares preferidos de los estudiantes de Hogwarts, ¡y también de algunos muggles con alma de hechiceros! En este acogedor espacio son muy populares las cervezas de mantequilla, el whisky de fuego… y las reuniones secretas para urdir estrategias contra el maquiavélico Lord Voldemort.

Pizza Planet (Toy Story)

Cómo olvidar a aquellos adorables aliens de tres ojos adorando al gancho que podía liberarles de su cautiverio. Necesitamos visitar el Pizza Planet -que por cierto, tiene una réplica en Disneyland– para devorar una pizza recién hecha, volver a ser niños jugando en sus recreativos espaciales… y probar suerte con el rescate de los pequeñines verdes.

Freddy’s BBQ Joint (House of Cards)

Todo fan de House of Cards sabe que las mejores costillas de cerdo de Wahington D.C. son las que cocina Freddy Armstrong. El voraz Frank Underwood solía prepararse para sus cruentas batallas políticas en el pequeñísimo local de su viejo amigo, que abría para él a cualquier hora (era casi tan adicto a ese jugoso plato como al poder). Lástima que ninguno de ellos tuviera el final que había planeado…

Vesuvio’s/Nuovo Vesuvio (The Sopranos)

Pocas series despiertan tanto el apetito como Los Soprano, donde la gastronomía juega un papel fundamental. De hecho, cuenta con su propio libro de recetas (supuestamente recopiladas por el mismísimo Artie Bucco): The Sopranos Family Cookbook. Pasta con albóndigas, cannoli, bocadillos de pastrami, pollo cacciatore… el desfile de suculencia a la italiana en la pequeña pantalla no tiene fin. Empezando por la cocina del Vesuvio (después Nuovo Vesuvio), el restaurante favorito de Tony (incendios aparte).

Central Perk (Friends)

No nos podemos imaginar las vidas de Joey, Phoebe, Monica, Chandler, Rachel y Ross sin el Central Perk (aunque tampoco las nuestras). En torno a este café se construyeron las tramas de una de las series más memorables de la historia de la televisión. Allí nos pediríamos una taza gigante de café, Joey se comería nuestras magdalenas, quizás Phoebe tocaría una de sus disparatadas canciones… y volveríamos a vivir en los 90’s.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta