Somos consumistas porque la sociedad es la que permite que lo seamos pero, la responsabilidad de hacer que esto cambie es sólo nuestra. Según el Instituto Nacional de Estadística, cada uno de nosotros generamos en España una media de 460 kilos de residuos al año, es decir, 1.300 millones de toneladas de residuos en todo el mundo cada año. Por esta razón ha nacido el ‘Zero Waste’, en español: cero desperdicio. Un estilo de vida que se basa en rechazar, reducir, reutilizar, reciclar y recomponer con la idea de evitar a toda costa el uso de envases y bolsas. ¿Cómo se hace esto? Comprando a granel, utilizando botes de cristal para guardar los alimentos y bolsas de tela en lugar de las de plástico.

La iniciativa no consiste en no comprar nada que contenga plástico sino en cambiar la forma de hacerlo: transformar el modo de hacer las cosas para evitar crear más residuos. Porque con un simple gesto, logramos grandes cambios.

‘Break Free Plastic’ es otra de las iniciativas similares a ‘Zero Waste’, que se puede llevar a cabo tanto de manera individual como colectiva, y a la que se han unido diferentes ONG’s de todo el mundo. Su objetivo es reducir los plásticos que se ponen en circulación y reutilizar los que ya hemos usado. El mayor problema en los tiempos que corren es encontrar tiendas que ofrezcan sus servicios de esta manera pero, si buscas, hallas.