En el número uno de la Plaza de Santa Ana, en pleno centro de Madrid, se encuentra la esencia de Cádiz en la capital, Zahara Osborne. Un local que tiene sus orígenes en el siglo XVIII cuando un inglés, Thomas Osborne Mann, fundó en el Puerto de Santa María una agencia exportadora de vinos de Jerez, a día de hoy grupo Osborne, propietario de este local.

Diseñado con estilo gaditano y con cierto aire a los chiringuitos a pie de playa, su zona de barra te permite tapear al estilo gaditano las tortillitas de camarones, el salmorejo, los boquerones adobados o el puntillitas. En la carta, ya dentro de su comedor, el atún de almadraba es uno de los protagonistas del local junto con los vinos de Jerez, cómo no podía ser menos. También los calamares de potera a la parrilla con pimientos del piquillo caramelizados y el solomillo ibérico al Pedro Ximénez con patatitas doradas a las finas hierbas. El sur está en Zahara Osborne.