Son muy fáciles de hacer y uno de los alimentos playeros por excelencia – es un manjar de chiringuito a pie de playa en cualquier zona costera de España – pero también se pueden cocinar en casa sin tener la molesta arena en los dedos de los pies ni la sal del mar pegada al cuerpo. Hablamos de cómo hacer calamares rebozados en casa.

Necesitarás…

  • 2 calamares medianos o grandes (unos 500 gramos)
  • Unos 200 gr de harina
  • 2 huevos
  • Aceite de oliva
  • 1 vaso de leche tibia
  • 1 limón
  • Sal

¿Y cómo lo hacemos?

Si no vienen ya limpios y trozeados, primero limpiamos los calamares y los cortamos en rodajas o anillas y separamos los téntaculos. Los ponemos en un bol y los cubrimos con el vaso de leche. Lo tapamos y dejamos reservar en la nevera durante unas dos horas. Tras este tiempo, los sacamos y los escurrimos. Por otro lado, en un bol añadimos la harina y la sal y otro bol los dos huevos y ponemos a calentar el aceite de oliva en una sartén. Rebozamos las anillas de calamares, primero en harina y luego en huevo (podemos repetir si queremos hacer un rebozado mayor) y vamos añadiéndolos a la sartén para que se vayan friendo poco a poco. Cuando estén bien fritos, sácalos de la sartén y adereza con el limón.

Samuel García

S4MU3LT4p4$12