Estamos cansados de que nos recuerden los innumerables beneficios de tomar agua tibia con limón en ayunas. Pero, ¿y si estamos desaprovechando la mejor parte del limón?

Se ha descubierto que la cáscara de estos cítricos tiene hasta 10 veces más vitamina C que el propio jugo. Además, la piel es muy beneficiosa para eliminar bacterias, curar la inflamación y el dolor de cabeza.

La mejor forma de consumir la cáscara del limón es congelándolo. Para ello, lo limpiamos bien y lo metemos en el congelador al menos durante un día. Así, podremos rallarlo con mayor facilidad. Ya solo quedaría añadirlo en nuestros platos. Hay multitud de opciones: agregarlo como topping a un yogur natural, en una ensalada o, incluso, en infusiones.