La editorial de moda del número 3 de Tapas te recuerda que tanto frío, lluvia y abrigos acumulados tienen su recompensa en forma de ron, fruta y algún que otro… bollo.

¿Se te habían olvidado esos pantalones cortos? Enhorabuena, te siguen quedando bien. ¿Crees que estás casi de color transparente? Tranquilo, después de pasar la resaca en la piscina te convertirás en un pequeño cangrejo. ¿No te acuerdas de nada de lo que ocurrió anoche? En eso no te podemos ayudar, sólo demostrarte que esa Voll Damm a altas horas de la mañana te sentó de miedo.

Los boogie days han venido para quedarse. Y si te preguntas qué hace Fredrika todavía subida al tobogán de la piscina con su botella de Bombay Saphire es porque llegó como ellos: para quedarse. Nunca antes te había costado tanto insinuar que te querías ir a la cama (solo o acompañado) y nunca antes habías deseado tanto esa sandía de Frutas Nieves que ves al otro lado del porche. Porque de ayer sólo tienes flashbacks regados por Estrella Damm, Veuve Clicquot y, admitámoslo, algo de Coca Cola.

Empezaste tranquilo, que si Caramelos Fiesta, que si Conservas Pay-Pay, que si Delicatessen Martínez… Pero en cuanto viste a Eva ingiriendo (de manera provocativa) esa pantera rosa de Bimbo, tus sentidos se desataron. Y lo que comúnmente es llamado como ‘fiesta’ se convirtió en una especie de espectáculo a favor de la juventud más carismática y ebria jamás vista. Por fin volvieron los boogie days….