Whole Foods Market es una cadena estadounidense de supermercados fundada en el año 1980 que vende únicamente alimentos naturales y orgánicos y que fue comprada el verano pasado por Amazon. Cuando sucedió esta venta, el gigante americano lo primero que hizo fue bajar el precio de los pollos asados orgánicos y libres de hormonas hasta un 33%. “Yo diría que es uno de nuestros veinte artículos más vendidos”, explica Julia Obici, coordinadora ejecutiva global de gastronomía y hospitalidad de la empresa.

Según informó el Wall Street Journal, la demanda de pollo asado en Estados Unidos está rozando cantidades récords con una venta de 625 millones de pollos asados sólo durante el año 2017. Estas grandes peticiones no son precisamente nuevas pues cadenas como A&P siempre han puesto a la venta pollos asados. Por esa razón, estas bajadas de precio han ayudado a que en la actualidad los estadounidenses tengan acceso a pollo al horno de calidad. Además, a finales de este año, Whole Foods presentará pollo condimentado con sabores turcos así como uno al estilo nórdico.