Modelo del BR 03-92 Red Radar Ceramic, el nuevo reloj de la marca Bell & Ross.

Vuelve el Red Radar, el reloj que en 2011 sorprendió a los clientes por tener una esfera que recrea los gráficos de control de las aeronaves. Esta vez, Bell & Ross, marca líder en el mundo de los relojes profesionales para uso en aviación, lanza el BR 03-92 Red Radar Ceramic como parte de la colección ‘Flight Instruments’ de la marca.

Desde su fundación en 1994, la aviación siempre ha sido una pasión para Bell & Ross. A lo largo de los años, la marca relojera se ha posicionado como un referente líder en el campo de los relojes instrumento. Se trata, eso sí, de relojes. No son radares o altímetros reales como parecen a primera vista.

Este viaje por los relojes que nos recuerdan a la cabina de un avión comenzó en 2005, con el lanzamiento del BR 01. En 2010 llegó el primero de la colección Radar, el Radar BR 01. En 2011 fue el turno del Red Radar, que marcó un hito en la marca gracias a los gráficos del reloj que reproducían el movimiento de exploración del haz de luz en una pantalla de radar con gran realismo. El cristal rojo brillante que coronaba el dial recordaba al instrumento de control de vuelo. El modelo ha sido uno de los más vendidos de la marca durante mucho tiempo.

Esta versión más moderna de Red Radar permite leer el tiempo mediante un sistema de discos rotatorios, combinados con una aguja analógica. La esfera se cubre con un cristal de zafiro rojo. Esta última incorporación adopta la caja del BR 03, con un diámetro de 42mm. Para este modelo, Bell & Ross ha elegido la cerámica, un material de alta tecnología, muy resistente y suave al tacto.

Este modelo, que se lanza en una edición limitada de 999 unidades, consta con dos discos concéntricos que se fusionan con la esfera. Estos discos reemplazan las agujas de
las horas y los minutos. Como novedad importante, los discos mueven dos pequeños aviones, dando la impresión de que vuelan sobre la esfera. La escala horaria está serigrafiada en el interior del cristal de zafiro.

Deja un comentario