Quién no ha soñado unir dos placeres gastronómicos en uno, más aún, si hablamos de un buen vino y un chocolate negro premium. Así es como nació Rubis, un vino tinto de gran calidad con un inconfundible sabor a chocolate ideal para disfrutar como postre o como sustituto al vino dulce o caliente que se bebe en el norte de Europa. No se trata de un licor de chocolate, sino de un tempranillo con esencia a cacao que se puede beber sólo, con hielo o puede ser utilizado para hacer deliciosos postres y cócteles.

Las notas de cereza y frutos rojos envueltos en una esencia de chocolate negro premium hacen que Rubis se pueda disfrutar como un postre después de una cena o en cualquier ocasión especial. Es un vino que puede servirse a temperatura ambiente o enfriarse con hielo hasta obtener el mejor sabor de chocolate.