¿Puede existir algo más intenso que los sentimientos de Grey por Anastasia? Nos tememos que sí y puede que la respuesta sea un vino. Tinto o blanco, ya tenemos en el mercado las dos versiones de vino que más se identifican con la esencia de la película. 

La propia autora del best seller, E. L. James ha trabajado muy de cerca en la elaboración de estos vinos para conseguir que el resultados sea lo más fiel posible a la esencia de la película, a su argumento y a sus protagonistas. Ella misma ha perfeccionado las mezclas de uva para conseguir dos tipos de vino, el blanco, que se identificaría con la seda blanca, y el tinto, muy ligado al satén rojo.

Esta idea partió del entendimiento del vino como una extensión más de la sensualidad, muy presente en la saga del libro. De esta manera, podemos encontrar un primer vino  blanco, White Silk, fácil de beber y con una mezcla de Gewürztraminer y Sauvignon Blanc, de cuerpo delicado, sabor dulce y floral intenso. 

La opción del tinto, Red Satin, se trata de una mezcla de Petit Sirah y Syrah que consigue un fuerte sabor intenso a humo, roble y eucalipto.