Por suerte, beber grandes vinos en pequeñas dosis cada vez es más sencillo en Madrid. una tendencia imparable de las que estos cuatro locales son el mejor exponente.

Vámonos de copas: cuatro locales para perderse entre vinos

Su traslado a esta nueva localización fue la noticia más comentada entre los aficionados madrileños antes del verano y, entre otras cosas, nos ha traído una mejora en la oferta vinícola, con especial
cariño a los vinos de Jerez que tan bien maridan con algunas de sus especialidades. un sitio donde lo difícil es no divertirse.

Vámonos de copas: cuatro locales para perderse entre vinos

Una carta con más de 400 referencias por copas merece un aplauso. Si además sabes aconsejar al cliente para que la disfrute sea o no un experto, nos ponemos en pie para ovacionarte. además, y por si fuera poco, el diseño de la carta ‘sólida’, ideal para acodarse en la barra y dejar pasar el tiempo, corre a cargo de Juanjo López (La Tasquita de Enfrente). En breve anunciarán novedades, así que todos atentos.

Vámonos de copas: cuatro locales para perderse entre vinos

La ‘muerte’ del añorado El Padre (aunque siga bajo otra gestión) trajo consigo el nacimiento de este local regentado por los hermanos villalón, que cuenta con dos partes tan bien diferenciadas como satisfactorias: abajo, un bar americano con una oferta de coctelería brutal (ya hablaremos
de ello en otro momento); arriba, un restaurante con una honesta oferta de mercado –donde nunca faltan los famosos tomates de su huerta– que ‘acompaña’ a una oferta líquida sin fronteras. Lo mejor, que te aconsejan de maravilla y no se cortan un pelo a la hora de abrir nuevas botellas.

Vámonos de copas: cuatro locales para perderse entre vinos

Valoramos mucho, muchísimo la buena mano en la cocina de Pedro garcía de la Navarra, reflejada en llenos diarios tanto aquí como en su taberna anexa, pero la experiencia no sería igual sin la posibilidad de que su hermano Luis se acerque –ya sea en la barra o en la sala– para poner su sabiduría a tu servicio
con la humildad de los que son verdaderamente grandes.