Papa Serra Jr. es cocinero. Y trotamundos. Y chef hunter. Y medio español. Y medio neozelandés. Y mira, este es su universo.

Hay gente que tiene estrella. Gente de esa a la que le persigue un luminoso halo de gloria y que hace exclamar a su paso: “De mayor quiero ser como tú”. Ejemplo número uno, el neozelandés Joel Serra, quien, con su cinismo optimista, decidió implorar a la misma inspiración que en su momento gobernó las mentes de grandes como Magritte o Dalí para crear Papalosophy, un libro de recetas que da un empujoncito a los alimentos y tradiciones ‘de toda la vida’ y los eleva a la categoría de iconos. A la hora de publicarlo tuvo claro que no lo haría a la manera tradicional. Es decir, evitó eso de mandar un par de fotos y un manuscrito a una editorial “esperando a recibir una respuesta mientras practicaba en casa mi futura firma para los autógrafos”. Así fue como Joel (a.k.a. Papa Serra Jr.) decidió que era mejor plantearse un reto más en la vida recurriendo a ese modernísimo invento para recaudar dinero: el crowdfunding. “Lo hicimos para tener el control del diseño, bránding y contenido del libro, y de ese modo poder ofrecer un producto singular”. Habla en plural porque, si él ha puesto su historia y las recetas, el fotógrafo Aldo Chacon se encargó de las imágenes que ilustran estas doscientas páginas.

La vida de Papa Serra Jr. es un delicioso caos que cuenta en cada foto y receta que componen ‘Papalosophy’, su libro. Arriba, los trapitos curándose al sol.

Tras dar el primer paso y reunir todo el material, ambos pensaron que 20.000 euros serían suficientes para ir arrancando. Lo que no esperaban era conseguirlos tan pronto: en tan solo cuatro semanas ya lo tenían todo dentro del bolsillo. Tras perseguir conejos en Tasmania, ‘cazar’ mejillones y agitar árboles de los que llovían cerezas, Joel Serra pasó de ser el pequeño Mowgli a vestir corbata y traje para intentar llevar una vida de provecho. Fracasó. Porque resulta que, más que hacer números, a él lo que le va es la creatividad, a ser posible la creatividad culinaria, con la que logra alcanzar su máxima expresión. Después de encontrar su punto zen decidió montar el supper club Global Glotter en su apartamento de Melbourne e incluso llegó a la final de MasterChef. ¿Una experiencia inolvidable? “No me di a la bebida al terminar de grabarlo… así que supongo que no fue tan mal. Lo que sí aprendí es que para estar en un reality debes llorar a cada oportunidad que surja, que el caos es admirable y que necesitas manejar unos cuantos adjetivos para poder opinar acerca de un plato. Ya en serio, al final me di cuenta de que no me hacía falta la aprobación de nadie”. A partir de ese momento, Joel dio el salto como encargado de lanzar nuevas comunidades de EatWith –una plataforma en la que chefs y cocineros aficionados pueden crear eventos gastronómicos– en todo el mundo.

No nació en el Mediterráneo, pero lo lleva en la sangre (su abuelo era español), así que basta con ponerle un vermut para que imagine unas sardinas asadas con cilantro y gremolata o un pulpo con chimichurri. Y la verdad, si todo le sale con el mismo rollo que destila el universo Papalosophy… nos esperan grandes comidas en casa este año .

©AldoChacón

En el universo de Papa Serra Jr.

En el universo de Papa Serra Jr.

En el universo de Papa Serra Jr.

Por la boca (de metro) muere el pez… aunque en cualquier momento puede aparecer Papa Serra Jr. dispuesto a salvarlo. Todas las imágenespertenecen a ‘Papalosophy’, suproyectoeditorial de ‘crowdfunding’.

En el universo de Papa Serra Jr.

No tienes ni idea de cómo marcarte una typical ‘Spanish tortilla’. Acéptalo; no, no lo sabes. Échale un par de huevos y ponte un temazo de Julio Iglesias. La receta que encontrarás en ‘Papalosophy’ hará el resto.

En el universo de Papa Serra Jr.

En el universo de Papa Serra Jr.

¿Qué te gusta más para la portada, la reina Letizia o un poco de turrón de Jijona? Tú decides. En esta página, Joel lo tiene claro: “Heinz le dio al mundo ketchup… y los romanos nos dieron romesco. Punto”.

En el universo de Papa Serra Jr.