Últimamente todo son noticias relacionadas con lo visuales que quedan las comidas si metemos mucho color y lo ricas que están cuando jugamos a combinar ingredientes naturales teñidos de una infinidad de tonalidades, pero jamás pensamos que la fama de la Unicorn Food llegaría también a la bebida embotellada. Si 2016 nos descubrió los sándwiches de colores, 2017 nos quiere hacer beber lágrimas de alegría de unicornio.

Esta bebida, también a al venta embotellada por diez dólares la unidad, tiene un sabor dulce, con un cierto toque a limón y está libre de alcohol y cafeína.

Por ahora tiene tantos admiradores como detractores, así que habrá que probarla para saber en qué bando estamos.