Hasta la fecha siempre hemos dado más importancia al tipo de maridaje que pueda haber entre un buen vino y una comida que a la combinación entre buen pan y un queso. Si que a la hora de sacar un aperitivo solemos servir una buena tabla de quesos con una gran variedad de clases, sabores y orígenes, pero siempre el acompañante es siempre el mismo, o un poco de pan o unas crackers. Y no. Existen panes -los más comunes son los blancos- que acompañan mejor un queso dependiendo de su cremosidad o intensidad, entre algunas de sus principales características, así que para tenerlo todo apunto en tu próximo aperitivo (o cena) con amigos hemos seleccionamos una lista que querrás colgar en tu nevera.

Un pan para cada queso

Los panes integrales combinan muy bien con este queso. Podemos añadir un poquito de aceite para conseguir más de untuosidad. Las crackers de mantequilla y las saladas también son una buena opción.

Un pan para cada queso

También combina muy bien con los panes integrales, las galletitas saladas y mantequilla.

Un pan para cada queso

Las galletitas saladas y mantequilla son una buena elección para el contraste entre el queso derretido. Sin embargo e pan también le va muy bien.

Un pan para cada queso

Al ser muy cremoso y con un extra de grasa, el pan y las galletas de mantequilla funcionan muy bien con este queso.

Un pan para cada queso

Al ser parecidos en cremosidad, el pan que se utiliza es el mismo que el brie.

Un pan para cada queso

Tanto las cracker, las galletas de mantequilla, el pan integral y las pitas van genial.

Un pan para cada queso

El Edam es un queso que como el gouda y el gruyer aceptan el mismo tipo de pan.

Un pan para cada queso

El emmental se recomiendo principalmente con pan.

Un pan para cada queso

Va con todos los tipos de panes mencionados anteriormente.