Un grupo de jóvenes emprendedores acaban de poner en marcha un proyecto para recuperar un olivar centenario y una antigua almazara en Oliete, Teruel. ¿Cómo lo van a hacer? Han pedido a toda España y la comunidad internacional que les ayuden. Con tan solo menos de 50 euros al año cada contribuyente se convierte en el padrino de un olivo.

Lo que esto significa es que cientos de olivos centenarios que están en estado de total abandono podrán ser cuidados para recuperar su antigua grandeza. Con la fruta que se recoja se pretende potenciar el empleo y las vías de desarrollo rural sostenible en la zona y reabrir la almazara de Oliete para la producción de un aceite de oliva que antes del cierre del centro en 2004 era de gran calidad.

Mediante el apadrinamiento se busca además que los padrinos viajen a Teruel, promoviendo por tanto el turismo rural en la zona y la generación de riqueza. Todo este trabajo se hace con la intención de también neutralizar la huella de carbono a través de la conservación de estos árboles de gran valor y para dar a conocer a través de actividades educativas la importancia que tiene el olivo en la economía y el campo español.

Todos los movimientos del olivo que se apadrine pueden verse a través de la app que han desarrollado estos empresarios llamada “Mi Olivo” donde se puede ver todo lo relacionado con el árbol – desde el granjero que cuida el olivo hasta el estado de mantenimiento del mismo.

Los padrinos que ya han firmado por esta iniciativa son desde empresas privadas hasta particulares e instituciones. Hard Rock Café, la Fundación Telefónica o el Ayuntamiento de Oliete son algunos de los involucrados.