¿Tienes pensado un regalo gastro para el Día del Padre? Por si acaso, te dejamos el postre perfecto para ese día: una tarta de cerveza Guinness. Sí, sí, lo que oyes. Tarta de Guinness.

Es posible que la combinación de cerveza negra y pastel de chocolate nos resulte chocante y quizás hasta un poco rara, pero podemos asegurar que el resultado es una de las tartas más deliciosas y originales que puedas imaginar. Al final, como nos comenta Moncho López, alma mater de Levadura Madre Organic Bakery: “Se trata de la adaptación de una receta clásica, la de los bizcochos de cacao y licor de siempre, en la que se sustituye el ron, el whisky o el brandy por una buena cerveza negra. La Guinness Cake es una tarta de chocolate preparada a base de harina, mantequilla, azúcar y cacao en la que la cerveza aporta un vistoso color negro, mucha humedad y cierto toque especiado al bizcocho, pero no esperemos tampoco encontrar la profundidad del sabor de la cerveza”. El toque final lo pone la suave crema de mascarpone que corona el bizcocho y que hace que el resultado se asemeje a una auténtica pinta de Guinness tirada en uno de los muchos pubs que salpican Irlanda. Es una tarta diferente, original y muy, muy rica perfecta para celebrar el Día del Padre en familia y San Patricio (17 de marzo) con los amigos, porque al final… ¿Quién puede resistirse a una buena tarta de chocolate.

Y si ves que te levantas con ganas de cocinar en vez de con ganas de comprar, aquí tienes la receta (no es lo más sencillo del mundo, pero tampoco será el mayor reto de tu vida).

FROSTING DE QUESO

-Necesitamos 300 ml de nata líquida para montar que tenga un alto contenido en grasa y la mitad del azúcar. La echamos en el bol y batimos hasta que pase de estado líquido a una especie de crema (unos 3-4 minutos nada).

-Añadimos el azúcar y batimos hasta que llegue a estado casi sólido. Mezclamos el queso tipo crema y el azúcar hasta conseguir una crema suave y homogénea. Después le añadimos la nata montada y mezclamos con movimientos suaves hasta que estén bien integrados ambos ingredientes.

BIZCOCHO DE GUINNESS

-Echamos en una olla la cerveza negra y la calentamos a fuego medio, sin que llegue a hervir. Añadimos la mantequilla cortada en trozos y la movemos hasta que se derrita. Retiramos del fuego.

-Mezclamos cacao, azúcar, bicarbonato y harina en otro bol hasta que quede uniforme. Por otro lado, se mezcla la nata líquida, los huevos y la vainilla. A continuación  se vierte todo el contenido de la olla y se busca una masa uniforme con todos los ingredientes. Una vez se consiga, vamos incorporando los ingredientes secos y les damos vueltas hasta lograr una textura esponjosa. Una vez se obtiene esa textura, la pasamos a un molde engrasado.

AL HORNO 

-Precalentamos el horno a una temperatura de 180ºC (temperatura arriba y abajo) durante unos 5 minutos e introducimos el molde en la bandeja media. Debe cocinarse unos 45 minutos, pero el truco es pincharla hasta que el cubierto salga limpio. Ese será el punto perfecto. Recomendación: tapa la tarta a los 15 minutos para evitar que se queme la superficie y vuelve a destaparla los últimos 5 minutos.

-Lo sacamos del horno, lo dejamos enfriar y añadimos el frosting que preparamos al principio.

¡Ya está! Ahora sólo falta que tu padre aplauda la idea. Lo bueno es que durante años le regalaste dibujos horribles y marcos hechos con macarrones. Si entonces no te desheredó, no lo va a hacer ahora.