¡Ding ding diiiing! Empieza la batalla del año y uno de nuestros chefs más internacionales es el que se sube al ring para adentrarse en una batalla legal contra el magnate Donald Trump. El señor Trump disparó varios comentarios poco acertados en contra de la inmigración proveniente de México hacia los Estados Unidos declarando que: “Cuando México envía a su gente no nos está mandando a los mejores… Nos están mandando gente con problemas y ellos nos traen esos problemas a nosotros. Traen drogas. Traen crimen. Son violadores. Y algunos de ellos, creo, sí que serán buenas personas”.

Y claro, a uno de los chefs más mediáticos y adorados de los Estados Unidos –un inmigrante español- las declaraciones no le sentaron nada bien, por lo que decidió abandonar sus planes de abrir su próximo restaurante dentro de uno de los hoteles de Trump. En ese mismo momento fue cuando Trump Old Post Office LLC decidió demandar a ThinkFoodgroup buscando 10 millones de dólares de indemnización por pérdidas e incumplimiento de contrato.