Lo más importante para unos días de descanso es comer (bien) y dormir (muy bien). Y si, además, podemos sumarle un paraje bonito para disfrutar de las vistas y la naturaleza, lo tenemos todo.

Te descubrimos tres hoteles en los que no necesitarás nada más que trasladarte hasta allí, conocer su entorno, disfrutar de una cena de altura y descansar en sus maravillosas habitaciones.

Molino de Alcuneza

Pertenece a la cadena Relais&Château y está situado a menos de una hora de Madrid. Samuel Moreno, su jefe de cocina, ha creado una carta con una cuidada selección de platos basados en la cocina tradicional loval que sorprenden por su cantidad de matices. Los escabeches, la caza, las setas o la miel son algunas de sus claves.

La Casa del Presidente

A los pies de la muralla de Ávila, la que fuera la casa de veraneo de Adolfo Suárez, además de ser un hotel boutique con cinco estrellas, cuenta con Alexandra Marthino en los fogones. Su chef de origen portugués ha diseñado una propuesta sencilla de platos ligeros enfocados a la materia prima (mejillones de las Rías Baixas, tomate rosa con ventresca de bonito del Cantábrico o foie de pato de Soria).

El Portal’ de Echaurren

Con dos estrellas Michelin, el restaurante El Portal de Francis Paniego, situado en Ezcaray, La Rioja, en el Hotel gastronómico Echaurren -perteneciente al club Rusticae-, es el lugar donde el chef da rienda suelta a su creatividad. Con una oferta y un menú que se ajustan según la temporada, Francis traslada a sus comensales a la cocina tradicional a través del producto de la tierra.