En 1955, Norman Mailer, Dan Wolf y Ed Fancher fundaban The Village Voice. Con el paso de los años el periódico se convirtió en una de las grandes fuerzas periodísticas de la ciudad, dedicado a la cultura, las artes, la política y la sociedad, dando una visión diferente a la prensa tradicional, y siendo reconocido con varios premios Pulitzer. Una época en la que pensar que internet sería la principal fuente de información era algo todavía lejano.

Fue en 1996 cuando empezó a distribuirse semanalmente y de forma gratuita en distintos puntos de la ciudad neoyorkina, con el fin de impulsar su circulación. Sin embargo, dos décadas después, esos cientos de buzones se fueron reduciendo y actualmente los neoyorkinos pueden encontrar el periódico en los buzones de plástico rojo instalados en ciertas esquinas de la ciudad. Eso si deciden levantar la vista de la pantalla de su smartphone mientras caminan por la calle.

La llegada de la era digital provocó que The Village Voice perdiese no solo lectores en papel, sino millones de ingresos en anuncios clasificados. Sin embargo, lo que hicieron fue adaptarse al cambio y crear una plataforma digital.

La versión de su magacín en internet cuenta ya con 1,3 millones de usuarios. Tal y como explicó su propietario, Peter Barbey, pretenden revitalizar la publicación, seguir dando voz a miles de neoyorquinos a través de una plataforma que se actualice diariamente, y llegar a su tipo de lectores, evolucionando con ellos.

Por eso, seis décadas después de su creación, el periódico dejará de imprimirse. Tal y como han comunicado desde la web, la edición del Voice de esta semana será la última en papel.