Coca-Cola es una de las bebidas más vendidas en todo el mundo y sin mucho esfuerzo, puedes encontrarla en casi cada rincón del planeta. Probablemente todos hemos probado alguna aunque sea una vez en la vida, en sus múltiples formatos y diferentes sabores, que varían según el país en el que nos encontremos. Gracias a este hecho, The Coca Cola Company es una de las cinco empresas más grandes y económicamente rentables de la faz de la tierra – ocupa el cuarto puesto según la lista Forbes, justo por detrás de Apple, Microsoft y Google.

Esta compañía no se ha convertido en una de las más provechosas del mercado sin poner un ápice de innovación en su diseño y marketing. Prueba de ello fue su colaboración en 2014 con Jeremy Scott, el director creativo de la casa Moschino. La marca Coca-Cola ya era toda una experta en el sector de las colaboraciones con el mundo de la moda, habiendo trabajado en el pasado con diseñadores como Marc Jacobs, Karl Lagerfeld o la casa de moda italiana Etro.

En esta ocasión, el diseñador Jeremy Scott sorprendió con tres diseños diferentes realizados exclusivamente para Coca Cola Light que se vendieron solamente en Italia en diciembre de 2014 – aunque se podían comprar por internet – en formatos de 500 ml y 1,75 l. Los diseños eran todo un objeto de coleccionista con un cowprint o estampado de vaca, excéntrico, seña de la casas de moda; el eye chart, que recuerda a la consulta del oftalmólogo y las pruebas que nos hacían para regularnos la vista; y hearts, un romántico estampado de corazones, rosas y animados que acentúan la seña de identidad de Moschino.

¿No pudiste conseguir una en su día? Tranquilo, lo mismo ahora puedes hacerte con la nueva colección a la que pone cara el diseñador J.W Anderson.

Samuel García

S4MU3LT4p4$12