Si bien Quique dacosta atesora ya una bibliografía importante, su último libro resulta el más accesible para los ‘cocinillas’ amateur.

Sigo sacando libros al mercado porque hace 28 años, cuando empecé en esto, los libros eran básicos para mi formación pero no los había de cocina española de autor. Y yo quiero devolver a la sociedad parte de lo que me ha dado”, asegura Dacosta al hablar sobre su quinto lanzamiento editorial, centrado en esta ocasión en las tapas, “ese icono de éxito mundial que para mí es un lenguaje natural para expresarme como cocinero; y que también, no lo olvidemos, ha permitido a la alta cocina establecer modelos de negocio para llegar a la gente que se alejaba por motivos económicos”.
A razón de veinte recetas por local, Dacosta configura un menú que ‘picotea’ de sus cuatro apuestas actuales: Mercatbar (“cocina tradicional del mundo”), Vuelve Carolina (“tendencias del mundo”), El Poblet (“alta cocina asequible”) y Quique Dacosta (“la sofisticación”). Una estructura de menor a mayor dificultad pero con la vocación en todo momento de ser realista, lo que se traduce también en las magníficas fotos realizadas “según sale el plato de la cocina y sin retoques posteriores”, en la inclusión de un glosario relativamente básico pero que solucionará la vida a más de uno, y en las cantidades de las recetas, pensadas para ocho personas porque “al fin y al cabo nuestro tapeo es un acto social. Si este libro lo usas para sorprender a tus amigos, habrá logrado el efecto deseado”. Más de uno ya se está relamiendo, os lo aseguro.