Vamos a empezar a quitarnos capas que ya empieza a salir el sol, haciendo relucir todas esas curiosidades gastronómicas que nos han ganado el corazón este último mes. Ejemplo número uno, los estampados que se plasman en los uniformes de los chefs gracias a las creaciones de Batabasta, que no conformes con dominar el mundo textil de las cocinas ahora también se han empeñado en tapizar con su arte El Paracaidista, la apertura de la primavera en Madrid. Estamos seguros que si Marne Levine, jefa de operaciones de Instagram, pudiera verlo, les haría un monumento fotográfico, así como el que le hizo al chef Sergi Arola en su última visita en Madrid y que plasmamos en nuestras páginas.

En este número tampoco nos olvidamos del gran Don Quijote de la Mancha en el aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes, y nos ponemos aún más culturetas contándolo todo acerca del nuevo libro de Masayuki Kusumi, “Paseos de un Gourmet Solitario”. Aunque no todo va a ser color de rosa (como nuestra portada con el Capitán Kirk y Spock dándole duro a la hora de la merienda), porque empezamos a cuestionarnos esas ansiadas y preciadas estrellas Michelin por las que los chefs se desviven. Aunque en el caso de Burnt Ends en Singapur, en vez de meternos con ellas las alabamos por haber reconocido el trabajo a Dave Pynts en su poco convencional barbacoa asiática. Y si elevamos el nombre de los chefs extranjeros también lo hacemos con los nacionales, esos que defienden la vanguardia hasta la muerte y que se han convertido en emblemas de nuestra gastronomía. Y aunque va a camino lento, también apostamos por el café, la bebida que se queda relegada a un segundo plano en todos los menús degustación. Y ¡eh!, si os faltan energías para bajaros al kiosco (porque sabemos que ganas no os faltan), ya os avisamos que dentro de Tapas #13 hay açai para todos.