En cualquier lugar de España, siempre habrá un local con buenas tapas y otros en los que no. Pero lo que aquí hemos tratado de hacer es una recopilación de aquellas ciudades consideradas como referencia nacional de la tapa, por su excesiva generosidad y calidad a cambio de la bebida. Cuando hablamos de tapas, nos referimos a esos pequeños (y no tan pequeños) bocados que los bares incluyen al pedir un trago. Si hay que pagar por ese extra de comida entonces, se considera pincho o ración como en el caso, por ejemplo, de San Sebastián y Bilbao. Nadie puede poner en duda que son de los mejores pintxos, manjares de alta cocina elaborados en miniatura pero, eso sí, pagando. O sea que, no podemos considerarlo tapas.

Granada: El paraíso ‘tapil’ se encuentra en esta ciudad andaluza, aquí no solo te darán tapas gratis y bien abundantes cada vez que pidas bebida sino que, además en algunos sitios las puedes elegir a la carta. La calle por excelencia es la calle Elvira. Pero, no es la única ciudad de la comunidad autónoma así de generosa, en Almería o Jaén sus gigantescas tapas también son motivo de reseña. Por el contrario, en Málaga o Cádiz, el buen acompañamiento gratuito con la bebida es casi inexistente.

Logroño: Uno de las pardas que debes marcar en tu ruta por esta ciudad del norte de España son las calles del Laurel, San Agustín y  San Juan. Y, ¿por qué? Por motivos culinarios, la calidad de sus tapas concentradas en una sola calle casi con un centenar de bares es motivo más que justificado. Además, allí también puedes deleitarte con los mejores vinos del lugar. 

Madrid: A la capital de España nada se le resiste, en esta ciudad podemos encontrar prácticamente de todo y aunque es muy turística, aún conserva bares en los que se puede comer únicamente pidiendo bebida. Eso sí, cada vez hay menos pero, si buscas por barrios como la Latina, Lavapiés, Chamberí o Alcalá de Henares puedes ahorrarte la comida solo por tu consumición. 

León: Puede que esta ciudad sea perfecta para recorrerla en un fin de semana pero, si hablamos de hacer su ruta de tapas, en ese caso, necesitarás unos cuantos fines de semana más. La zona tradicional de tapeo en León es el barrio Húmedo, en especial la Plaza de San Martín, pero el barrio Romántico también se ha posicionando muy bien en los últimos años. De hecho, los foráneos lo frecuentan mucho más. En León, con tu bebida recibirás un buen aperitivo con el que apreciar la gastronomía del lugar. Desde las tapas más tradicionales a las más innovadoras a base de embutidos como la morcilla, o incluso platos de cuchara como su cocido Maragato.

Existen, por supuesto, otros lugares en los que disfrutar de la tapa como Salamanca, La Coruña, Valladolid, Álava, Badajoz o Cuenca.