Poder saborear un buen taco a un precio razonable es algo que hoy día cualquiera puede permitirse disfrutar en cualquier lugar del mundo. Son divertidos, se pueden comer los 365 días del año y, sobre todo, son variados. Pero si hay algo que destacar es que se trata de un plato bastante económico. Aunque no para los huéspedes de un hotel en California.

El chef Juan Licerio Alacala. mejicano que actualmente dirige la cocina del hotel resort Grand Velas Los Cabos, en baja California, ha elaborado un taco por nada más y nada menos que la friolera de 25.000 dólares. Pero eso no es todo, no. Para poder comértelo, tienes que dejar un depósito de 12.500 dólares y haber reservado una suite presidencial en el hotel. Una locura cocinada a base de una base de tortilla de maíz mezclada con copos de oro de 24 quilates rellena de carne de Kobe, langostinos, caviar de Almas Beluga, uno de los más caros del mundo y queso brie de trufa negra. Todo ello recubierto por una salsa de chiles y café de civeta-es el café más caro del mundo y proviene de los granos de café que se extraen de las heces de la civeta de palma, un animal típico del sudeste asiático- y unos copos de oro.

Lo mejor es la localización donde te lo sirven, en el desierto rodeado de motocicletas.