Sto Globo Sushi Room

Madrid parece haber encontrado el quinto sabor y demuestra tener un buen paladar para el umani (sabroso, pero ni dulce, ni ácido, ni amargo, ni salado). Ya se puede decir que la comida japonesa ha conquistado la capital. La oferta es enorme. Desde propuestas clásicas e Izakayas (bar japo), a Nikkeis (fusión japonesa y peruana), Sumibiyaki’s (barbacoa japonesa), Yakiniku’s (kobe a la parrilla) y grandes cadenas que aterrizan desde Londres o Nueva York (Zuma, ni más ni menos). Sin embargo, a la hora de elegir, parece complicado encontrar propuestas asequibles que mantengan la calidad y la filosofía japonesa de la hospitalidad y atención al detalle. Es por eso que Sto Globo Sushi Room, es el sitio que muchos andábamos buscando.

Se trata de un japonés-fusión en pleno Barrio de Justicia, con una propuesta gastronómica original y un ambiente diseñado para disfrutar sin pretensiones. Aunque como su propio nombre indica (room), es un local pequeño y, por ello, imposible ir sin reservar. Sto Globo es grande en muchos otros aspectos, como el sabor de cada bocado, la selección de las materias primas, el trato o la música. Con San Valentín a la vuelta de la esquina, es una gran propuesta para enamorar y no quedarse muerto en el intento (20-40 euros). Para los indecisos o con ganas de homenajear, tienen un menú degustación cuidadosamente diseñado por Cesar Villafranca, que ronda los 27 euros. Y para aquellos que prefieran una velada sin salir de casa, opción para pedir y recoger en el local.

La carta es amplia y dejarse llevar por sus recomendaciones (y ahora las nuestras) es todo un acierto. Para abrir boca, destacamos el Pan Bao al vapor con atún rojo en teriyaki, huevo de codorniz y cebolla morada; sus gyozas de pato con jengibre (rompiendo un poco con las clásicas al vapor, son fritas y acompañas de una emulsión picante) y los edamame (aperitivo de cortesía).

Pasando a los Rolls, la insignia de la casa es el Sto. Globo Roll cocinado en mesa. Lleva salmón ahumado, aguacate, sésamo y salsa kabayaki. Mojándonos un poco (pero nunca en soja, como bien defienden los japoneses cuando te recuerdan que no se debe usar como el ketchup para todo…), es nuestro plato favorito de la carta. Otra opción, es el Roll spicy tuna crunch, muy sabroso, pero poco picante.

De los nigiris, también exquisitos, queremos destacar el de salmón al toque de lima flambeado en mesa y el de vieira tostada.

Con atún y salmón de calidad, para los más puristas, proponen buenos cortes, como sashimis y tartares. En concreto, el tartar de atún rojo macerado con chips de arroz frito y mirin es excelente. Además, ofrecen Ramen o Teppanyaki, que todavía no hemos tenido el placer de probar…

Lo último, y no por ello menos importante de Sto Globo Sushi Room, la tarta de queso cremosa. Ligera, dulce y acompañada de crujiente de galleta y helado de té matcha. El helado, tiene un sabor sutil, difícil de describir, ¿dulce, ácido, amargo, salado? ¿o habremos encontrado el umani?

Deja un comentario

Cancelar la respuesta