Es una de las sopas más típicas de la cocina neerlandesa que además se come habitualmente también en países como Suecia, Finlandia y Alemania. Cuando llega el frío es uno de los platos más populares y que más se pueden ver en el norte de Europa, entonces, ¿por qué no comenzar a hacer esta receta aquí? Es fácil, rápida y económica.

Ingredientes

  • 1 bote de 500 gramos de guisantes
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 1/2 litro de caldo de verduras
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • hierbabuena

Preparación

Lava el puerro y córtalo en rodajas de medio centímetro más o menos. Pela la zanahoria y trocéala. Calienta el aceite en una olla y, a fuego muy lento, rehoga el puerro hasta que comience a dorarse. Añade los guisantes, salpimienta y deja que se doren un poquito.

Añade la zanahoria y el caldo caliente y deja que cueza hasta que todos los ingredientes estén blanditos. Finalmente tritúralo todo hasta que se quede una sopa suave y añade como decoración menta por encima y, si te gusta, un chorrito de nata de cocinar.