Atrás quedó el frappuccino, la moda ahora es beber smoothies (y perfectamente montados).

Prepararse un zumo es tontamente sencillo, pero hacerlo vistoso para que tu foto de Instagram quede perfecta es un poco más complicado: tienes que saber cómo colocar los ingredientes del smoothie y jugar con los colores.

El smoothie por capas y degradado: el tupper de los líquidos

(Foto: @alison_wu)

Y la nueva tendencia de Instagram tiene mucho que ver con este aspecto; se trata de preparar somoothies en capas, esto es, cortes visibles que nos ayuden a saber dónde empieza un sabor y dónde termina el siguiente, fragmentados en texturas y degradados en color.

Pero seguro que este concepto ya te suena, y es que hace un tiempo las artes gastronómicas lanzaron los Mason Jar, una auténtica revolución del tupper que, a través de disposiciones geométricas, se colocan los alimentos uno sobre los otros creando un atractivo visual suculento. Ahora asistimos a lo mismo, pero en su versión líquida.

El smoothie por capas y degradado: el tupper de los líquidos

La forma de servirlos sigue siendo la misma: tarro de cristal, colores llamativos que lo apuestan todo a los azules y verdes, y topping de frutas, frutos secos, semillas o cereales, con pajita y muy fríos.

El smoothie por capas y degradado: el tupper de los líquidos

(Foto: @smoothieestacks)

Con este nuevo formato se muestra una forma diferente y más apetecible de tomar cereales y las cinco raciones de fruta al día.

El smoothie por capas y degradado: el tupper de los líquidos

(Foto: @snowbirdfl)

Para conseguir determinados colores, como los azules o verdes, basta con jugar con los colorantes, como el de alga marina; así como elegir el orden correcto de los ingredientes para conseguir un buen espesor y evitar que se mezclen todos los componentes del zumo.

(Foto principal: rythmatix)