Para buscar el origen del cóctel que hoy os proponemos debemos remontarnos al año 1923. Cuando su creador, Harry MacElhone, fundó el Harry’s Bar de París. En él muchísimos soldados y, concretamente un capitán, regentaban el bar durante la Primera Guerra Mundial para saborear este dulce combinado con toques ácidos. Tales eran las cantidades que éste se tomaba que volver a casa caminando no era una opción. De modo que tenían que llevarlo en un sidecar y de ahí al nombre de un cóctel que Diego Cabrera y Joost Ripson nos recomiendan en su libro Cócteles para tomar en el aperitivo. ¿Te apuntas?

Ingredientes:

  • 6 cl de brandy
  • 3 cl de triple sec
  • 2 cl de zumo de limón exprimido

Modo de preparación:

  • Poner todos lo ingredientes en una coctelera con mucho hielo.
  • Batir enérgicamente de ocho a diez segundos
  • Colar y servir sobre una copa de cóctel bien fría u decorar con la piel del limón o si se prefiere, con naranja.