Rafael Moneo lo ganó en 1996, y este año RCR Arquitectes vuelven a atraer el Nobel de arquitectura a España.

Sus proyectos ni son pensados a la ligera ni confeccionados para convivir por sí solos sin ánimo de conjugarse con el entorno que los rodea. Las ideas que fluyen desde el estudio de los aquitectos Rafael Aranda, Carme Pigem and Ramon Vilalta, las personas detrás de RCR Arquitectes, siempre han estado comprometidas con “la creación de espacios que están en un continuo discurso con sus respectivos contextos”, como afirman las declaraciones de los responsables del Premio Pritzker, considerado el Nobel de la arquitectura y otorgado a RCR Arquitectes el pasado mes de marzo.Con un portfolio que no ha parado de ampliarse desde que fundaron la firma en 1988 en Olot, RCR ha creado auténticas obras de arte como el centro cultural del arte y la cocina La Cuisine Art Center en Francia, el restaurante Les Cols o las Bodegas Bell-Lloc en Girona. Dicho esto, Enigma de Albert Adria ya cuenta con una razón más de peso para recibir alabanzas: el sello ganador de RCR (pritzkerprice.com). 

LA CUISINE ART CENTER (arriba), un ‘chateau’ construído en piedra que aloja habitaciones en las que predomina el uso de acero y vidrio. Abajo, los techos abovedados dentro de las bodegas Bell-Lloc.