Italia, concretamente Nápoles, inventó la pizza allá por el siglo XVII, pero hay tantas versiones como ganas de innovar en la cocina haya en la cocina de cualquier casa. Y como no podemos adentrarnos en todas las casas hemos recogido las seis versiones más diferentes –y raras- a la clásica versión italiana.

Gracias a la internacionalización que se ha hecho de la pizza, ya se ha convertido en uno de los platos más imitados y versionados en todo el mundo.

Hoy conocemos las pizzas que más se diferencian de la napolitana viajando desde Japón a Argentina pasando por Turquía, Nueva York, Chicago y, por supuesto, la propia Nápoles.

Seis destinos, seis pizzas

Comenzamos por la ciudad que dio vida a esta comida, Nápoles, y la tradición manda que sea redonda, de masa fina por el centro y más gordita por los bordes. Los ingredientes más habituales son el tomate, mozzarella y albahaca.

Seis destinos, seis pizzas

Japón tiene un estilo más vanguardista en su elaboración: tiene forma de crêpe y su masa será una mezcla de harina, col, patata rallada, migas de tempura, gambas, huevo y calamar. Mucho más que una pizza marinera al uso, pero su relleno será de atún seco, lonchas de cerdo y algas nori.

Seis destinos, seis pizzas

En verdad en Turquía no podemos hablar de pizza sino de durum y el tradicional relleno que ya conocemos de esta comida: carne picada de cordero o cerdo, limón, verduras y muchas salsas.

Seis destinos, seis pizzas

¿Cómo es la tradicional pizza neoyorquina? Masa redonda, fina y muy grande, más que las familiares de aquí. Y de ingredientes cualquier sobra que tengamos en la nevera.

Seis destinos, seis pizzas

Su versión de Chicago no tiene casi nada que ver con la anterior: la forma es redonda pero su altura alcanza los casi tres centímetros y con mucho queso.

Seis destinos, seis pizzas

En Argentina las cosas o se hacen a la parrilla o no se hacen, y la pizza no iba a

ser menos. En cuanto a los ingredientes… aceitunas, queso y salsas.