Te has preguntado lo mismo que nosotros al leer este titular: ¿Pero el sake no venía de Japón? Y la respuesta es sí, en cuanto a tradición, pero por aquí somos muy avispados y ya tenemos una versión española y con sabor a Mediterráneo en el mercado.

Humbert Conti, emprendedor barcelonés, ha empezado a rentabilizar su pasión por la gastronomía japonesa, y lo ha hecho a través de la empresa Kensho Sake, dedicada a llevar a los paladares el sabor del Mediterráneo bajo recetas tradicionales (y artesanales) del sake japonés, pero con arroz cultivado en la Delta del Ebro y agua procedente del manantial del Benassal, de Castellón.

La empresa sigue el proceso de producción artesanal del sake japonés con el fin de conseguir sakes premium al más puro estilo español, con materias primas de nuestra tierra que den un sabor supremo a esta bebida.

Este sake español cuenta con sabores y aromas afrutados, propios de los olivos y árboles frutales del Delta del Ebro.