Investigar y descubrir los mejores lugares en los que saborear una caña bien tirada o degustar una rica tortilla de patata o conservas de calidad no es tan difícil cuando tienes a dos maestros como Sacha Hormaechea (Sacha Botillería y Fogón, con dos Soles Repsol) y Juanjo López Bedmar (La Tasquita de Enfrente, dos Soles Repsol) trazando la ruta junto a Guía Repsol. Porque quien sabe, sabe. Y de bares castizos ellos lo tienen ya todo más que controlado.

 

Por lo que respecta a Sacha, confiesa que uno de sus lugares predilectos cuando algún amigo de fuera viene a visitarle es Taberna Ángel Sierra. “Es un espejo de lo que éramos: antes representaba la modernidad y ahora es todo un clásico”.

En el caso de Juanjo López, esas tabernas castizas son especiales por mantener siempre una oferta muy particular y por tradición familiar. Allí solía ir con su padre y su abuelo y ahora los disfruta con sus hijos. Cuando inició con su proyecto de La Tasquita de Enfrente, iba a La Ardosa “a coger fuerzas con el pincho de tortilla que hacía la madre, Doña Concha”. Confiesa que para él son imprescindibles que mantengan esa personalidad. “Nuestra cultura es de bares, no de gastrobares. Y aunque se abren muchos locales, todos parecen el mismo”, comenta.

 

Si observas, podrás ver que de lo que se tata es de mantenerse fiel a una propuesta, ofreciendo buen producto y un trato especial. Porque ahí está el quid de la cuestión. “ A cada taberna vamos buscando una cosa: en una la tortilla en una la tortilla, en otro el pepinillo, pero siempre acompañado de una buena caña”, concluye Juanjo López.