Si la vida te parece que va demasiado rápido, estás en el lugar adecuado. Lo sentimos, pero no tenemos la solución para parar el tiempo, ralentizarlo o alguna locura metafísica, se nos escapa de las manos. Simplemente, a nosotros nos gusta disfrutarlo. Vaya, seguir la tan conocida locución latina de «Carpe Diem» y llevarla mucho más allá de un simple tatuaje en la nuca.

Por eso, si eres de los que, como nosotros, opina que cada segundo, alucinarás al saber la regla de los seis segundos de la que seguro has escuchado hablar. Los amigos de Royal Bliss, la gama de mixers con sabores únicos, nos la han compartido para que no dejemos de sorprendernos con todo lo que nos puede pasar en poco tiempo.

Y es que, solo seis segundos son necesarios para que, al dar un sorbo, nos quedemos boquiabiertos con una explosión de sensaciones. Sí, exactamente seis segundos para conseguir sensaciones únicas y, por lo tanto, una experiencia abrumadora.

¿Aún no lo crees? Un ejemplo mucho más claro que también se relaciona directamente con estos sorprendentes mixers que reúnen más de 40 matices, es la música. Más concretamente, la música en directo. Cuando escuchamos cualquier canción, esta impacta de tal manera en nosotros que nos permite hasta cambiar nuestras percepciones y sentimientos en cuestión de segundos. Pues bien, Royal Bliss, al igual que la música, supone una experiencia que está llena de fusiones y matices de sabores. ¿Te imaginas qué ocurre si se combinan ambas?

Pues tan solo los  afortunados que pudieron asistir al Universal Music Festival pudieron deleitarse con esta explosión sensorial. Desde un espacio tan selecto como fue el Teatro Real, los asistentes disfrutaron con las actuaciones en vivo de artistas nacionales e internacionales como Jamie Cullum, Silvia Pérez Cruz, José Mercé o la jovencísima Aitana. Un evento donde tanto Royal Bliss como el UMF y la música, ofrecieron infinidad de estilos musicales y mezclas que queremos volver a repetir cuanto antes.