Ya es oficial: Jordi Roca, el pequeño de los hermanos Roca (El Celler de Can Roca, tres estrellas Michelin), y Alejandra Rivas, su cómplice de vida y también pastelera, desembarcan en Houston con la que ya es su primera heladería en Estados Unidos. Sí, sí, has leído bien. Tan solo dos meses después de que la pareja levantara la persiana de la Confitería Roca, en Girona, ahora abre nuevos horizontes con la primera sede de Rocambolesc en la gran metrópoli de Texas.

El nuevo y dulce proyecto, que según han comunicado ha nacido «en colaboración con las familias Roger y Torras, originarias de Barcelona», se ubica en Uptown Boulevard, un elegante centro comercial al aire libre en la zona más vibrante de la ciudad, con una amplia oferta de exclusivas tiendas, restaurantes, bares, cafés, conciertos y representaciones teatrales.

Y es de lo más fantasioso, claro: el local lucirá el personal sello de las heladerías Rocambolesc de Girona, Madrid y Barcelona, siguiendo la línea inspirada en una fábrica de dulces, algo que una vez más ha llevado a cabo el equipo de Sandra Tarruella.

Alejandra Rivas y Jordi Roca. Foto: Joan Pujol-Creus.

Rocambolesc EEUU, Corporación de Beneficio Público

Pero la cosa no queda ahí, no. Porque, además, la recién inaugurada tienda creará «oportunidades de empleo para las personas con discapacidades intelectuales y de desarrollo«. Es decir, la nueva empresa se ha constituido como Corporación de Beneficio Público (PBC) bajo el compromiso de «aumentar la conciencia pública para emplear a personas con diferencias neurológicas, proporcionando oportunidades de empleo y apoyando su potencial profesional», explican.

Para ello, Jordi y Alejandra se han asociado con “The Center for Pursuit” de Houston, la organización más avanzada especializada en la capacitación y acogida de personas con discapacidades intelectuales y de desarrollo.

De este modo, las creaciones de la firma (como los polos clásicos, ojo con el de fresa y agua de rosas, o el Panet, ese fantástico brioche relleno de helado y toppings) aterrizan en Houston para que sus ciudadanos puedan degustar los helados soft más célebres de la casa. Enhorabuena.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta