Seguramente lo hayas probado de queso, setas y verduras entre muchísimas opciones, pero seguro que no has intentado hacer uno sustituyendo este cereal tan consumido y utilizado en la cocina por otro mucho menos conocido, la cebada.

Para que puedas darle la oportunidad que se merece entre los ingredientes que habitan en tus estanterías de cocina hoy te proponemos el reto de cocinarlo con esta receta que nos propone Molly Brown a través de su libro Quinoa, semillas y cereales. 68 recetas llenas de vitalidad.

Ingredientes:

  • 150 g de tocino ahumado cortado en tacos
  • 50 g de mantequilla
  • 1 cuchara sopera de aceite de oliva
  • 3 puerros lavados
  • sin la parte verde y cortados en rodajas finas
  • 1 l de caldo de pollo
  • 450 g de cebada perlada
  • Sal
  • Pimienta
  • 4 cucharadas soperas de perjil picado en trozos grandes
  • 4 cucharadas soperas de parmesano rallado más un poco para servir

Modo de preparación:

Dorar los tacos de tocino en una cazuela en una mezcla de mantequilla y aceite bien caliente. Añadir los puerros, bajar el fuego y cocer a fuego lento: los puerros deben quedar tiernos pero no dorados.

Calentar el caldo en otra cazuela y cocer a fuego lento. Añadir la cebada a los puerros y mezclar para que los granos se impregnen del jugo de cocción. Salpimentar. Verter el caldo sobre la cebada, 1 cucharon cada vez, como para un risotto clásico.

Esperar a que el caldo se absorba por completo antes de echar el siguiente cucharón. Después de entre 30 y 40 minutos, la cebada quedará tierna y cremosa. Añadir el perejil 5 minutos antes del final de la cocción. Servir el risotto en platos hondo, espolvorear 1 cucharada sopera de parmesano rallado en cada plato y servir el resto en un bol aparte.