Ubicado estratégicamente frente a la icónica Puerta de Alcalá, Berria es el establecimiento que Madrid demandaba desde hace mucho tiempo. Un sitio donde comer bien, sí, pero sobre todo donde beber de maravilla. Porque en realidad Berria es un wine bar, y a mucha honra. Y en su bodega –posiblemente la más grande de Madrid en cuanto a número de referencias– atesoran 1.600 vinos, de los cuales 80 se sirven por copas.

El proyecto de Berria toma su nombre de la playa de Santoña, un enclave de gran carga emocional para su equipo, capitaneado por Gabriela Alcorta como fundadora e interiorista, y Tomás Ucha como jefe de sumilleres (que capitanea un equipo de siete miembros, ahí es nada…).

Gabriela ha concebido un espacio elegante, con un interiorismo que también está supeditado al verdadero protagonista de Berria: el vino. El local se divide en dos escenarios abiertos, la zona general de wine bar y, por otro lado, las cavas, todas con un diseño artesanal y atractivo.

Por su parte, Tomás es el encargado de seguir alimentando esa descomunal bodega que no deja de crecer y de rotar, para ofrecer a sus clientes una experiencia novedosa en cada visita. “Nuestro modelo de negocio es muy sencillo: un vino bien servido. Cuidamos al máximo el servicio en sala para que la experiencia sea inmejorable. Un sumiller explica de manera particular al cliente las características del vino a probar”, explica Tomás. “Además, todos nuestros vinos se sirven en copas muy especiales. Trabajamos con un total de doce modelos de copas enológicas de las marcas Zalto y Riedel”, añade.

La propuesta casi infinita de Berria incluye espumosos, champagnes, dulces, tintos, blancos y rosados, además de los grandes formatos, tanto nacionales como internacionales, permitiendo disfrutar de un viaje alrededor de toda la geografía mundial, donde resaltan las referencias de Italia, Francia, Alemania y, por supuesto, España.

Vinos que son acompañados por una acertada propuesta gastronómica, sencilla y de calidad, que acompaña a la perfección a estos vinos, pero sin tratar de eclipsarlos en ningún momento. Así, la carta comienza con ‘La playa de Berria’, entrantes como gildas o las anchoas de Santoña, pulpo a la gallega, bloc de foie gras o jamón 100% ibérico. La propuesta continúa con carnes de Luismi Garayar –solomillo, hamburguesa, steak tartar y chuletón– y pescados como el salmón ahumado, tartar de atún, merluza rebozada con pimientos y lubina a la plancha. Un buen acompañamiento a una propuesta enológica única hasta la fecha en nuestro país, que nos hace regresar a Berria una y otra vez y que cada visita sea única e irrepetible.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta