Al igual que ocurre con las personas, los restaurantes, y también sus chefs, necesitan hacer un parón para meditar sobre innovación y crear cosas nuevas con las que seguir sorprendiendo a la clientela. Y eso es algo que Samuel Fernández he hecho con El Remedio.

Situado en la Ermita del Remedio, en Cantabria, se trata de un restaurante que reabre de nuevo sus puertas tras el cierre invernal con nuevas y sabrosísimas incorporaciones en la carta pero manteniendo su compromiso con la ganadería local. Un hecho que demuestra su amor por el territorio que le rodea y los sabores de toda la vida.

Platos como los Spaguetti con ajo, guindilla y erizos; la Pechuga de pato, trigo y melaza; la Vieira con patata violeta y huevas de salmón rojo salvaje o la Albóndiga de vaca y tocineta con tomate son solo algunas de las nuevas propuestas del chef.

Además de la carta, el espacio también ha dado un giro de 360 grados gracias a la remodelación que la madre de Samuel, Cristina Pérez, ha realizado con cariño y mucha profesionalidad.

Un cambio que mantiene aún así la calidez, sencillez y el buen gusto y que se suma a otros proyecto en los que actualmente Fernández está involucrado como la apertura de la primera churrería en Roma (en el Campo dei Fiori) junto con Miguel Ángel Villoria.

El Remedio reabre sus puertas

Spaguetti con ajo, guindilla y erizos

El Remedio reabre sus puertas

Pechuga de pato, trigo y melaza

El Remedio reabre sus puertas

Vieira con patata violeta y huevas de salmón rojo salvaje

El Remedio reabre sus puertas

Fritos de rabo de toro con salsa barbacoa casera

El Remedio reabre sus puertas

Capuchino de leche helada