Evolución en el diseño y revolución tecnológica son los puntos fuertes del nuevo Citroën C4 Picasso. Un modelo para descubrir el mundo cómoda mente.

Hay escapadas que se disfrutan el doble cuando se realizan fuera de temporada. Hay menos gente, no es necesario esperar colas ni tampoco reservar mesa con un mes de antelación y, lo mejor, te permite hacer casi tuyo el destino elegido. Rodeada por un entorno inigualable, La Toja es uno de ellos. Se trata de una isla que rebosa positividad y que ofrece un histórico balneario en el que (sí) es posible hacer un poco de detox laboral con sesiones de spa y masaje. Ahora, el paisaje que encontramos a su alrededor es motivo de sobra para salir del hotel. Si eres de los que ya no se quitan las deportivas ni para dormir, te animamos a que lo

descubras paseando. Pero, si ya que estás en modo relax prefieres que te lleven, que sea en un monovolumen. Y mejor aún en el nuevo Citroën C4 Picasso. ¿Por qué? Por varias razones: por su evolución en el diseño gracias a detalles como el nuevo frontal, las luces traseras con efecto 3D y la opción de tener un techo bitono; o por su revolución en los sistemas de conectividad. Y es que tanto el nuevo modelo C4 Picasso como el Grand C4 Picasso llegan con grandes avances

en tecnología, entre los que destaca el navegador 3D Citroën Connect Nav, que ofrece información sobre el estado del tráfico en tiempo real, y el portón eléctrico manos libres, ideal para llegar con las bolsas de la compra y acceder al maletero con un simple movimiento del pie. Buen plan de viaje, ¿no? (citroen.es / eurostarsisladelatoja.com).