Dulces y saladas, con siropes, chocolates, frutas, verduras… Preparar crêpes caseras es una buena forma de disfrutar de un básico válido tanto para postres como para desayunos o meriendas. Da igual en qué momento del día decidas tomarlas y, también, cuál de ellas prefieras: las posibilidades son tan diversas como los gustos de cada uno. Lo importante es darte un homenaje… y por eso te proponemos algunas opciones que te ayudarán a inspirarte. ¡Toma nota!

1. Crêpe de azúcar

Es, probablemente, su versión más sencilla. ¿Pero quién dijo que lo simple no puede ser delicioso? En esta receta te contamos cómo hacer de la manera más fácil tus crêpes con azúcar.

Receta: Crêpe de azúcar

2. Crêpe relleno de fresas y granolas con avena

Resulta ideal para una merienda (o desayuno, claro…) solo apto para golosos. Las que te proponemos nosotros se hacen con fresas, yogur y granolas de avena, pero la fórmula también admite otros frutos del bosque, como los arándanos o las moras.

Crêpes rellenas de fresas y granolas con avena

3. Crêpe de espinacas y queso de cabra

Como las espinacas y el queso de cabra forman un dúo incomparable (y tampoco iba a ser todo dulce…), te proponemos una crêpe salada pero con contenido de las recetas de la abuela.

Tapa rápida: crêpe de espinacas y queso

4. Crêpes con bimi

Es la mejor opción para aquellos que tras las vacaciones se han vuelto a poner en serio con la operación bikini 2022. ¿Por qué? Porque el bimi puede presumir de un alto contenido en nutrientes.

Crêpes con Bimi

Deja un comentario

Cancelar la respuesta